⭐ 🚀 Habilidades, comportamientos y actitudes del Emprendedor.

La cultura emprendedora es el entorno donde se desarrollan los atributos, los valores, la mentalidad y el comportamiento de los emprendedores. Dentro de este entorno, los emprendedores tienen que tomar decisiones para arriesgarse y comenzar un negocio. Por lo tanto, estas dimensiones son de gran relevancia para comprender el Ecosistema Emprendedor (Observatorio Nacional del Emprendedor, 2015). Los sólidos atributos culturales son la base para desarrollar emprendedores.

La necesidad de desarrollar una cultura emprendedora como general debe centrarse en toda la sociedad. Y al hacerlo, hay comportamientos, atributos y habilidades que deben fomentarse para desarrollar el espíritu emprendedor. La siguiente tabla incluye los comportamientos, atributos y habilidades emprendedoras que deben fomentarse (Pinto, 2007).

Lista de Habilidades del Emprendedor

Solución de Problemas

Persuasión

Negociación

Pensamiento Estragético

Articulación de Ideas

Ventas

Propuestas

Decisión en momentos de Incertidumbre

Administración Holística de Actividades

Habilidades Sociales

Cooperación

Lista de Comportamientos del Emprendedor

Búsqueda de Oportunidades

Creatividad en Solución de Problemas

Aprovechar Oportunidades

Tomar Iniciativa

Manejar Interdependencia

Ver los Asuntos de Principio a Fin

Rápido uso de Juicio

Tomar Riesgos Calculados

Networking Social

Lista de Actitudes del Emprendedor

Confianza

Logro

Orientación

Autonomía

Liderazgo Natural

Solucionador

Determinación

Perseverancia

Lograr y terminar las Cosas

Trabajo Duro

Compromiso

Orientado a la Acción

Ego Fuerte

Apuntando a un desarrollo de habilidades emprendedoras

Como afirma Pinto (2007), los responsables de la formulación de políticas en todo el mundo han establecido el desarrollo de una cultura emprendedora en la sociedad, ya que es la clave para crear una sociedad que podría ser capaz de hacer frente a la complejidad e incertidumbre de la competencia global economía. El desafío sigue siendo para aquellos que desean fomentar una cultura emprendedora y los principales objetivos para mejorar son los siguientes:

  • Crear conciencia del emprendimiento entre toda la sociedad.
  • Crear un vínculo empático entre la sociedad y los valores clave de un emprendedor.
  • Adoptar e introducir la cultura emprendedora en el sistema de educación y formación.
  • Ayudar a las iniciativas que impulsan la educación emprendedora en los primeros niveles escolares.
  • Medir la cultura emprendedora constantemente con instrumentos diseñados adecuadamente.
  • Desarrollar y premiar concursos destinados a emprendedores.

Hay varios cursos de acción dependiendo del rol del individuo. Un emprendedor puede ayudar a fomentar la cultura emprendedora alentando a otros emprendedores y difundiendo el concepto de espíritu emprendedor a los métodos de comunicación modernos, como los blogs y las redes sociales. Las grandes empresas pueden convertirse en una cultura intraemprendedora, donde promueven en su organización las habilidades emprendedoras de los empleados para crear un espíritu emprendedor. Además, pueden crear y patrocinar programas de emprendimiento en las comunidades para resaltar su importancia, donde luego estas personas pueden ser posibles emprendedores en el futuro. El papel de los responsables políticos debe centrarse en reducir y prevenir la corrupción. Cuando los emprendedores ven un terreno justo y fácil para hacer negocios, entonces es más probable que elijan este camino (Ács, et al., 2018).

Las habilidades emprendedoras traen competitividad.

Una sociedad emprendedora, se convierte en una empresa globalmente competitiva debido a su conocimiento. Las normas culturales que dependen de una sociedad y que apoyan la creación de empresas y la recompensan, son importantes para mantener una sociedad emprendedora. El objetivo principal de un país debe ser no solo desarrollar una economía emprendedora, sino fomentar una sociedad que dé el valor correcto al espíritu emprendedor, que se comprometa con él y que lo facilite. Un primer paso para desarrollar una economía del conocimiento competitiva es centrarse en la capacitación y la educación en el espíritu emprendedor. Otros valores culturales clave que deben ser estimulados para una cultura emprendedora son las actitudes positivas hacia los empresarios, las actitudes de riesgo y el deseo de propiedad de las empresas. En general, tener una sociedad consciente del espíritu emprendedor tenderá a participar y trabajar en sus actividades emprendedoras (Hechavarria e Ingram, 2014).

Referencias

Ács, Z. J., Szerb, L. & Lloyd, A., 2018. Global Entrepreneurship Index, s.l.: GEDI.

Hechavarria, D. & Ingram, A., 2014. A Review of the Entrepreneurial Ecosystem and the Entrepreneurial Society in the United States: An Exploration with the Global Entrepreneurship Monitor Dataset. Journal of Business & Entrepreneurship.

Observatorio Nacional del Emprendedor, 2015. Construcción, generación, y análisis de indicadores para medir el estado y la evolución del ecosistema emprendedor.. s.l.:INADEM.

Pinto, R., 2007. Fostering a Culture of Entrepreneurship: A Project Proposal, Hamburg: GFA Consulting Group GmbH.

Rate this post

Scroll to Top