🏢 El Desarrollo de la Competitividad de las PYMES en México.

 

Puntos importantes del Pacto por México son acerca del empleo y las empresas en el país. El desarrollo de ambos es fundamental para una mayor estabilidad y crecimiento. En México las PYMES son un una base importante que contribuyen al desarrollo y creación de empleos, pero esto ha sido un problema ya que no se han alcanzado los niveles óptimos. Conforme vaya pasando el tiempo habrá empresas que desaparezcan y algunas otras que se mantendrán por años pero sin generar nuevos empleos. Por lo que surge una oportunidad para aquellos jóvenes profesionistas en apoyar a dichas empresas y hacer que crezcan. El objetivo de este ensayo es mostrar el problema que se presenta a las empresas micro, pequeñas y medianas para crecer y ser competitivos de una manera correcta sin caer en malas prácticas. Es importante tocar el tema de la responsabilidad social de las empresas, sin importar su tamaño, ya que buscar el crecimiento a como dé lugar podría ocasionar que se afecte negativamente a los stakeholders, por lo que su desarrollo debe ir de la mano de líderes y éticos profesionistas. Dicho tema, está relacionado con la carrera de administración, puesto que la creación y el desarrollo organizacional de las empresas son una base para su futuro crecimiento competitivo, y una manera de atacar los problemas de desarrollo es a través de la profesionalización de las PYMES.

Análisis crítico de la realidad

Un problema social que está enfrentando la sociedad mexicana es que el crecimiento en la economía del país fue muy bajo en 2012 con un 3.9% (Banco Mundial, 2013). Esto no ha sido lo suficiente para que soporte y genere un entorno favorable para que las PYMES logren tener un desarrollo positivo y que les permita ser competitivos en un mercado que cada vez es más difícil. Por tanto, se ha creado la necesidad del alcanzar y mantener un ritmo de crecimiento estable para las PYMES que contribuya al desarrollo económico del país y que pueda generar riqueza para los dueños, pero donde tome mayor importancia el cómo se alcanzará dicho crecimiento. El crecimiento de las PYMES podría ser desordenado si no se actúa de manera ética en la toma de decisiones de los directivos y en consecuencia afectar a la sociedad. El país se constituye básicamente de PYMES que representan el 99.7% de las 5.1 millones de compañías, donde las microempresas generan el 41% del empleo nacional y el 48% del PIB. (CNN Expansión, 2013). La competitividad de cualquier empresa descansa en cuál sea la dotación de recursos de la que disponga la misma además de la forma en que la empresa los coordine e interrelacione generando “capacidades”. (Ruiz, 2011). Difícilmente, las pequeñas y medianas empresas tendrán la oportunidad de invertir en mejorar dichas capacidades que les permita crecer, debido a las limitantes que tienen. La falta de competitividad de las PYMES se debe a los altos costos de operación que se originan por los altos precios de materias primas, energéticos y productos importados. También por el bajo poder de negociación tanto con sus proveedores como el sector de mercado en que se desempeña, debido a que los volúmenes de compra son reducidos en general, lo que limita los descuentos por volumen, y la baja escala de producción limita el acceso a mercados más grandes y rentables. El rezago tecnológico de las PYMES se debe a que operan con tecnología obsoleta e inadecuada para competir en mercados nacionales e internacionales que cada vez exigen unos mejores niveles de valor agregado. Por último, otro obstáculo son los bajos niveles de capacitación ya que no tienen muchas oportunidades de mantener al día a sus empleados en cuestiones de operaciones, planeación, innovación y creatividad (CNN Expansión, 2010). Las PYMES no cuentan con muchos de los recursos necesarios para que se desarrollen de una manera plena y existen en el país grandes problemas que las afectan en gran medida. Entre las problemáticas de las pequeñas y medianas empresas podemos resaltar que sus inversiones para tecnología, infraestructura, seguridad, entre otras, son de un 0.5% y 0.7% respectivamente, estancando su propio crecimiento. Otros datos, que impactan a la situación actual de las PYMES son que de cada 100 empresas que se crean, 90 no llegan a los 2 años, siendo un índice de mortalidad altísimo (Copes, 2008).

Identificación del dilema

El dilema ético del desarrollo de las PYMES recae en el deber ser de una empresa. La rentabilidad empresarial es una simple ecuación entre ingresos y egresos donde el beneficio económico es para los accionistas o dueños, pero erróneamente se puede pensar que es así. Se puede incluir también el beneficio a los derechos de los trabajadores, pero también se debe tener en cuenta a los intereses de la calidad exigida por los clientes y el desarrollo sostenible para las comunidades donde se encuentra. La responsabilidad social responde a una concepción de la empresa como institución social que tiene un objetivo, satisfacer necesidades humanas y un medio concreto para hacerlo: el beneficio económico (García, 2007). Lo que se genere de utilidades debe ser el medio que lleve a todos los involucrados o stakeholders de la empresa a aprovechar al máximo su beneficio para lograr el bienestar. Sin embargo, con los obstáculos ya mencionados que detienen la competitividad de las PYMES, genera un encrucijada para sus líderes donde pueden tomar el camino de buscar el mayor rendimiento sin importar lo daños que puedan causar, o tener prácticas de responsabilidad social que mejore su entorno productivo. En sí, las mayores dificultades de las PYMES son que no se reinvierten utilidades para mejorar equipo y tipos de producción, es difícil contratar personal capacitado por no pagar salarios altos, la calidad de producción cuenta con deficiencias porque los controles de calidad son mínimos, fuga de personal capacitado por falta de retención, ventas insuficientes, debilidad competitiva, problemas de impuestos o mal servicio. (Pro México 2013) Entonces el dilema recae en cómo se debería de emplear los recursos para generar riqueza a los dueños, pero sin dejar a un lado la inversión en mejorar la competitividad, que a la postre beneficie a los stakeholders.

Posibles alternativas de solución

Una alternativa de solución que se ha mencionado para mejorar la competitividad de las PYMES es buscar su profesionalización. Existe el caso del desarrollo que han tenido las empresas del estado de San José en Uruguay. En una entrevista a Mercedes Antía, responsable de la repartición en el Gobierno Departamental de San José, aclara que dicha profesionalización es uno de los objetivos del gobierno. “Nosotros venimos trabajando desde hace muchos años con distintas herramientas de apoyo a las PYMES porque hemos detectado que muchas se inician a partir de una idea, de un oficio que se sabe o de una habilidad que se tiene; y entonces hay que profesionalizar a esa empresa para que pueda seguir andando. En eso hemos hecho un camino importante y aún hay mucho para hacer, aunque ya se ve con mucha satisfacción que San José haya recibido empresas importantes, inversiones extranjeras que no solamente generan empleo directo sino que también han tenido un impacto muy positivo en pymes que son sus proveedoras de productos o servicios. Eso les ha permitido un desarrollo que ahora las situa ante el desafío de tener que hacer certificación de calidad para poder seguir vendiendo. Eso genera un crecimiento propio muy importante” (Primera Hora, 2013). En México, los gobiernos estatales podrían enfocarse en dar herramientas o facilitarlas, para que las PYMES puedan mejorar sus procesos y establecerlos de una manera adecuada para llegar a dicha profesionalización, tal y como el caso en Uruguay. La importancia de profesionalizar los procesos internos va desde definir cada proceso para a agrupar las actividades de tal forma que se puedan ir estableciendo las áreas específicas, comenzando a tener una visión global de la empresa que ayude a planear el crecimiento óptimo de la misma (Vargas, 2013). De ésta forma estarían optimizando en tiempos, costos, materias y mano de obra, al tener estandarizados los procesos que sean rutinarios.
Algunas de las áreas de oportunidad es promover el emprendimiento en los jóvenes y que las PYMES incorporen graduados para generar la profesionalización de la compañía. Las universidades tienen la visión de crear profesionales que sean competitivos en cualquier industria, pero los cambios constantes de una sociedad dinámica requieren gente preparada que sea capaz de innovar, generar un desarrollo social, una visión global, un compromiso con la sustentabilidad y especialmente una mayor sensibilidad ética y social. Según una investigación del Dr. Manjusmita Dash del departamento de Administración de empresas de la universidad de Utkal en India, menciona que el emprendimiento en los jóvenes ha ganado una mayor importancia debido a que abre un camino para impulsar la competitividad económica y promueve el desarrollo regional. (Dash 2012) Buscar una mayor participación de los jóvenes emprendedores puede ser fundamental para el desarrollo del país, por lo que es necesario que se incentiven a través de mayores programas que los impulsen.
Una forma de impulsar a las PYMES es a través de la implementación de esquemas de una Empresa Socialmente Responsable, tal y como se busca enfocar en las PYMES de la Unión Europea.
Quizá se pueda pensar que el apoyar con donativos, o crear grandes campañas para beneficio social son para la empresas grandes con recursos, sin embargo también puede ser usada para mejorar las PYMES. El problema con ser una empresa socialmente responsable es que no se puede medir a corto plazo con indicadores clave para medir su retorno en corto plazo. Al ser una PYME con enfoque de empresa socialmente responsable puede influenciar positivamente en varios aspectos. Una es la mejora de los productos y procesos de producción, lo que resulta en una mayor satisfacción y lealtad del cliente. Otra es una mayor motivación y fidelidad de los trabajadores, lo que aumenta su creatividad e innovación. También mejorar la imagen pública puede generar premios y a un mayor conocimiento de la empresa en la comunidad. De igual forma se crea una mejor posición en el mercado laboral y mejor interrelación con otros socios empresariales y autoridades. Además de un ahorro en costos e incremento de la rentabilidad, debido a la mayor eficiencia en el uso de los recursos humanos (European Comission, 2005). Dichos resultados se obtendrán solo sí se procura el beneficio a largo plazo y no el bienestar a corto plazo. La apuesta de la ética empresarial es por un modelo de empresa que se sabe institución social y que es consciente de que sólo teniendo en cuenta en sus decisiones a todos los grupos de implicados en la marcha de la empresa, puede alcanzar la confianza necesaria para buscar el largo plazo. (García, 2007). Ser éticos como empresa puede traer los beneficios ya mencionados, pero es el hecho del deber ser de una empresa más el deber de humanos que deberían regir a sus líderes.
Existe una correlación alta entre competitividad y una sociedad sustentable, donde a niveles mayores de competitividad se producen altos niveles de crecimiento económico y por consecuencia la prosperidad de las sociedades, incrementando el bienestar de los ciudadanos, que podrán consumir más productos y servicios (Schwab, 2013). Se sugiere a las PYMES que para buscar dicha competitividad en el mercado se piense en ser una empresa socialmente responsable, puesto que así lograrán una mejor imagen que los beneficiará en la cadena de valor ya sea con proveedores o con clientes o al menos evitar daños en contra. En una revisión de 80 estudios acerca de la relación que hay en una empresa socialmente responsable y su desempeño financiero muestra que en el 53% de los casos hubo relación positiva, 24% no tuvieron efectos, 5% presentó efectos negativos y 19% resultados mixtos. Estos estudios sugieren que la empresa que hace el bien, le va bien. Los consumidores probablemente desarrollan una actitud positiva hacia la empresa, lo que se vuelve una mayor posibilidad de que se consuman sus productos o servicios (Mercer, 2003). Por otra parte, otros estudios muestran que no necesariamente las acciones de una empresa responsable se refleja en las compras, pero si el consumidor sabe que hay una falta de compromiso social por parte de la empresa, él podría tomar acciones en contra de la empresa (Arredondo, 2011). Un entorno ético en los empleados se verá reflejada en su manera de trabajar y en cómo la sociedad percibe a la PYME como una empresa responsable. La cultura ética de la empresa se reflejará en el trato y relaciones establecidas con el exterior, contribuyendo en todo momento a una mejor reputación y, en consecuencia, como algunos estudios al respecto apuntan a mayores y mejores resultados financieros (Ruiz, 2011).

Propuesta de solución al problema ético

Una posible solución podría ser tener líderes enfocados a resultados y al compromiso ético. Los profesionistas dentro de las PYMES pueden lograr mejorar su competitividad si ejercen un liderazgo ético que los lleve a dicha profesionalización e implementación de un programa de responsabilidad social. Por lo que se requiere que se esfuercen para formar una mejor empresa y por ende una mejor sociedad. La profesión es, por definición, una actividad ética que busca construir un bien específico en la sociedad, un bien que es indispensable para poder llamar a la sociedad, “sociedad humana” (López, 2010). Los profesionistas son una parte importante de las organizaciones que ofrecen servicios y productos para las necesidades humanas, y son ellos quienes deben de actuar en beneficio de un bien común que debería beneficiar a todos. Quedarse en los proyectos personales para beneficio propio no lleva a un profesionista a ser un modelo a seguir. En lo profesional, los roles dentro de una empresa toman importancia, porque se siguen modelos y conductas que dictan los líderes de las empresas. En el ámbito del liderazgo el término seguidor refiere a un estilo de liderazgo que no desarrollan a la persona, el término colaborador, por el contrario, implica a un profesionista que ha sido transformado en un profesional (Arredondo, 2007). El estilo de liderazgo de un profesionista se ve enmarcado en cómo trata a los demás y como logra que ellos hagan con convencimiento lo que se les pide. Si las cabezas de cada pequeña empresa logran persuadir a su gente de que haciendo las cosas como deben de ser, es probable que consigan alcanzar dicha competitividad.

Conclusión

El tema del desarrollo de la competitividad de las PYMES muestra la responsabilidad que tengo hacia mi país porque como administrador, posiblemente esté laborando para alguna organización, o en mi propia empresa, y es de suma importancia que al estar como un líder profesionista, tendré a mi cargo no solo las tareas que deba realizar, sino que debo enfocarme en actuar de manera ética para que todas aquellas decisiones que vaya a tomar, generen un valor tanto como para la empresa y para la sociedad. Uno como futuro profesionista que ejercerá en alguna organización, debe mostrar el respeto hacia la dignidad de los personajes involucrados, ya que si uno debe estar consciente que uno ocupa un puesto para servir a la sociedad. De este ensayo aprendí que ser socialmente responsable para las empresas puede crear un valor a largo plazo, y así tener una mejor relación entre los grupos de interés. Como futuro profesionista, la competitividad uno la puede mejorar si se realiza un trabajo orientado a los resultados y mejor aún si hay un enfoque ético. Se sabe que de las empresas en México el 99.7% son PYMES, y por tanto su profesionalización con una base ética podría tener como consecuencia una sociedad mucho más justa y equilibrada debido al alcance nacional. Para proyecto de vida, es importante no olvidar que la competitividad de una empresa y su responsabilidad social pueden ir de la mano solo si los mismos líderes actúan de esa forma.

Referencias

Arredondo F. (2007). Autoridad, Poder e Influencia. (Extracto de tesis doctoral) España: Universidad de Deusto, 2007, 473 p. AAT 3282390. 11 de Marzo 2008 [last update] http://biblioteca.itesm.mx/ ProQuest.
Arredondo, F. (2011) El consumidor ante la responsabilidad social corporativa. Actitudes según edad y género.
Banco Mundial (2013) Crecimiento del PIB anual. Obtenido de http://datos.bancomundial.org/indicador/NY.GDP.MKTP.KD.ZG/countries/1W-MX?display=graph CNN Expansión (2013) Cuánto pesan las PYMES en México. Retrieved from http://www.cnnexpansion.com/fotogalerias/2013/02/28/el-aporte-de-las-pymes-en-mexico
CNN Expansión (2010) Falta de visión, falta de competitividad. Obtenido de http://www.cnnexpansion.com/opinion/2010/06/28/mexico-competencia-violencia-expansion
COPES (2008) Importancia de las PYMES en México

Dash, M. (2012). Youth entrepreneurship as a way of boosting indian economic competitiveness: A study of Orissa. International Review of Management and Marketing, 2(1), 10-n/a. Retrieved from http://search.proquest.com/docview/920865079?accountid=11643
European Comission (2005) La responsabilidad social empresarial en las PYMES. Obtenido de http://www.csr-in-smes.eu/downloads/brochure_spanish.pdf
García, D. (2007) Responsabilidad social de la empresa: una aproximación desde la ética empresarial. Obtenido de http://www.redalyc.org/pdf/2911/291122924001.pdf
López, J. (2010) La ética profesional como religación social hacia una visión compleja para el estudio de la ética en las profesiones. Redalyc. Mercer, J. J. (2003). Corporate social responsibility and its importance to consumers. (Order No. 3086752, The Claremont Graduate University). ProQuest Dissertations and Theses, , 182-182 p.
Primera Hora (2013) Intendencia apunta a profesionalización de las pymes como motor de la economía local.
Pro México (2013) PYMES Eslabón Fundamental para el crecimiento de México. Ruiz Palomino, P. (2011). Modelo explicativo de los factores que influyen en el comportamiento etico/no etico del empleado y su relacion con la generacion de valor. (Order No. 3481249, Universidad de Castilla – La Mancha (Spain)). ProQuest Dissertations and Theses, , 512.
Schwab, K. (2013) The global competitiveness report 2012-2013. World Economic Forum.
Vargas, Y. (2013) Profesionalización de procesos en las PYMES.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *